¿Cómo saber si es alergia primaveral o Covid-19?

Por la época del año en la que estamos, las alergias están brotando a medida que lo hacen los pólenes, pero actualmente si te encuentras con tos y  muchos mocos te preguntarás… ¿será alergia primaveral, gripe o será COVID?

alergia primaveral


La razón por la cual suele ser difícil distinguir entre cada uno es porque en ambos casos se presentan sintomatologías como:

  • Tos 
  • Disnea (falta de aire)
  • Dolor de cabeza 
  • Mucosidad nasal


¿Cómo diferenciarlas?

Las dos producen secreción nasal, pero en la alergia se presentan mocos más acuosos, mientras que en el COVID-19 tienden a ser más espesos.
En los dos casos puede doler la cabeza, en la alergia al polen puede aparecer cuando el exceso de mucosidad nasal se complica con una sinusitis.  El dolor de cabeza empeora  cuando inclinamos la cabeza hacia adelante. La sensación de falta de aire puede aparecer en pacientes con asma por alergia a pólenes o con COVID-19 pero los asmáticos se notarán «pitidos» en el pecho (sibilancias).

alergia primaveral

Otros síntomas que nos ayudan a distinguirlo la alergia primaveral

Si todavía no queda claro cómo diferenciarlos, existen otros síntomas en los que podemos fijarnos como:

  • Picor de ojos y de nariz
  • Lagrimeo y  estornudos.

Además estos síntomas que son más característicos de la alergia, los síntomas empeoran al aire libre y mejoran en lugares cerrados.

Por su parte el coronavirus provoca dolor muscular y fiebre, y en ocasiones diarrea o náuseas que no se presentan en los casos de alergia primaveral.
En cuanto al Covid-19, los síntomas más propios que presenta tienen un mayor componente respiratorio: fundamentalmente aparecen tos y dificultad para respirar. Sin embargo, la única manera 100% verás para diagnosticar esta enfermedad será hacerse un test de antígeno o una prueba PCR.

¿De qué otra manera pueden afectar las alergias primaverales en el trabajo?

Una de cada 6 personas se ven afectadas en los meses de primavera por algún tipo de alergia, lo que supone la perdida de más de 6 millones de horas de trabajo para las empresas considerando visitas a centros de salud y bajas médicas.

Según los datos elaborados por Ever Health las perdidas económicas para las empresas rondarán los 126,24 millones de euros y suponen numerosas molestias para los trabajadores.

Las alergias primaverales suelen ocasionar pérdida de productividad en el lugar de trabajo debido a los síntomas alérgicos que sufren las personas, que afectan la calidad del sueño y por ende le provocan una fatiga y mala concentración. A eso se le suman costes económicos para el sistema de salud, ya que según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEIAC) y del estudio de Farmacoeconomía de la Rinitis (FERIN), los gastos sanitarios de una persona que sufre de rinitis alérgica pueden llegar a los 584 euros.

Para evitar molestias a los trabajadores, mejorar la productividad y reducir los gastos económicos que provoca esta patología hay que apostar por el abordaje de la enfermedad desde los primeros síntomas, para el inicio precoz del tratamiento que controle la sintomatología.

En este sentido, para las empresas una buena opción es incorporar la telemedicina para atender a trabajadores con algún síntoma de alergia, ya que ayudaría a mejorar su monitorización y adaptar el tratamiento de cada paciente, además de que evitaría absentismo laboral que en muchos casos producen estas patologías por las visitas a las consultas médicas.