“Estás rojo, te has quemado” es la frase que te dicen después de cada verano. No falta el amigo o familiar que te dice “eso es porque no te echaste crema solar”. ¿Qué hacer ahora?

La quemadura solar es el enrojecimiento e inflamación de la piel que ocurre después de exponerse al sol (o a otro tipo de luz ultravioleta). La piel se defiende frente a los rayos del sol adquiriendo el bronceado, por lo tanto, estar moreno no es lo mismo que estar sano.

Exponerse al sol y quemarse

Si te has expuesto al sol por demasiado tiempo en tu escapada de verano, y detectas una quemadura solar en alguna zona de tu cuerpo, los síntomas que se pueden producir son:

  • Piel caliente, roja y sensible al tacto.
  • Ampollas que pueden aparecer de horas a días después.
  • Reacciones generalizadas severas que incluyen fiebre, escalofríos, náuseas y erupción cutánea.
  • A nivel de los ojos, una quemadura solar puede llegar a producir cataratas.

Evalúa que tan grave es la quemadura solar

  • Tras 24 horas de la exposición solar ¿al poner el dedo y presionar, se crea una mancha blanca sobre la zona? Todavía estás a tiempo para tomar medidas al respecto.
  • ¿La zona está enrojecida en apenas unas horas tras haber tomado el sol? Cuidado, debes proteger la quemadura solar para que no empeore.
  • ¿Te han salido ampollas en la zona quemada? No las rompas y consulta con un especialista de forma telemática o presencial.

Si aún estás a tiempo para que la quemadura solar no se agrave

  • En primer lugar, aplica sobre la quemadura paños húmedos y fríos, durante 10-15 minutos, varias veces al día.
  • Hidrata y humecta la zona. Al hidratar aportamos agua a las células para que estas funcionen bien por medio de un proceso natural de nuestro cuerpo. Para hidratar te recomendamos lociones o cremas que contengan aloe vera. En cuanto a la humectación, busca productos con base de aceite, glicerina, urea o pantenol para retener el agua dentro de la piel. (@skincare_paradummies) Actualmente existen muchos productos que hidratan y humectan a la misma vez, recuerda que al aplicarlos no debes exponerte al sol de nuevo hasta que la piel no recupere su estado natural.
  • Si el dolor es intenso, puedes tomar analgésicos como Ibuprofeno o aspirina. Para los niños, evita el ácido acetil (aspirina).

 

Los cuidados de una quemadura solar en la piel

En caso de presentar síntomas generales como fiebre, escalofríos, náuseas, sensación de mareo o debilidad por una quemadura solar, consulta con tu médico o dermatólogo de cabecera. Las recomendaciones anteriores provienen de nuestro equipo médico y de especialistas sanitarios con el fin de transmitir ciertas pautas para mejorar tu calidad de vida y la de los demás. Nuestras recomendaciones no pretenden resolver o dar una respuesta específica a una situación personal, si en tu caso necesitas realizar una consulta, te invitamos a contactar con nosotros para ofrecerte un servicio de telemedicina personalizado y pensado en tus necesidades.

 

*Contenido validado por el equipo médico de EVER HEALTH.