Mil millones de personas en el mundo tienen un desorden de salud mental o abuso de sustancias (Coe, et al. 2021); aún así, tenemos grandes prejuicios cuando alguien habla con normalidad del tema, o estigmas hacia las personas que padecen un problema de salud mental. 

No es cuestión de hospitales psiquiátricos, estigmatizados como manicomios, ni de referirse a un psicólogo como aquel que trata a los locos.

Tampoco es tan simple como decir que se trata de tener una mejor actitud o una mente positiva hacia la vida. Estos problemas son tan reales como cualquier problema físico, dolencia o enfermedad corpórea. Y tienen grados, causas e incluso sintomatología que puede variar de persona en persona. 

Exactamente igual que puede pasar con un tobillo lesionado, la mente humana y el cerebro, pueden sufrir diferentes condiciones o reaccionar a sucesos vitales estresantes, que nos afecten al estado de ánimo y, en definitiva a la salud de la mente.

Por eso mismo debemos entender y conocer en profundidad, para cuidarnos a nosotros y saber tratar a las personas que tienen algún tipo de desorden ya que, de hecho, es normal que todo el mundo pase una o más veces por alguno de ellos, pudiendo ser dichos desórdenes calificados como una problema mental concreto o, simplemente, como una alteración más o menos grave del estado de ánimo o del bienestar personal.

No todas las alteraciones emocionales o crisis personales pueden ni deben ser consideradas como un trastorno mental.

De acuerdo a Garen Staglin, fundador de One Mind la organización sin ánimo de lucro para la salud del cerebro en Estados Unidos, “hay un amplio espectro en las condiciones de salud conductual, desde el autismo hasta la adicción… Estos trastornos o condiciones tienen la base en la mutación genética, pero a menudo son provocadas por un factor desencadenante” (McKinsey & Company, 2021). Por ejemplo, un cambio en la vida de una persona, como una situación de alto estrés, puede detonar una condición médica en su salud mental.

Tipos y sintomatología 

Según Medline plus, entendemos como trastorno mental: 

  • Problemas de ansiedad
  • Comportamiento obsesivo compulsivo 
  • Trastorno de pánico
  • Depresión 
  • Bipolaridad 
  • Desarreglos de alimentación 
  • Cambios de personalidad
  • Trastornos de estrés postraumático
  • Trastornos psicóticos (esquizofrenia) 

(Medline plus, 2021)

En cuanto a la sintomatología, hay ciertos rasgos en común que determinan la enfermedad mental, pero esto no significa que sean siempre los mismos.

Por ejemplo, una persona puede estar bajo una enorme presión la cual origina un cuadro de ansiedad.

Los síntomas de la ansiedad son tan diversos que incluso pueden llegar a ser opuestos:  una persona puede comenzar a comer de forma excesiva y otra puede sufrir de una pérdida drástica de apetito, padeciendo los dos exactamente la misma enfermedad. 

salud mental

Cifras 

En el mundo, “12,5% de todos los problemas de salud está representado por los trastornos mentales, una cifra mayor a la del cáncer y los problemas cardiovasculares.” (Confederación Salud mental, 2021).

En España, 7,3 millones de jóvenes entre  15-29 años considera que ha tenido un problema de salud mental y “el 9% de la población tiene algún tipo de problema de salud mental y el 25% lo tendrá en algún momento a lo largo de su vida, según la OMS”. (Confederación Salud mental, 2021).

La pandemia ha generado un impacto en todos los ámbitos de nuestras vidas, pero sobre todo ha sido un detonante para reconocer que los problemas de salud mental son reales y que se debe informar mejor a la población para reconocerlos y hacerles frente sin estigmas ni prejuicios de películas de terror. 

Estigmas ¿cómo enfrentarse a estos? 

En la salud mental , el «estigma» se define como un nivel de vergüenza, prejuicio o discriminación hacia las personas con condiciones de salud mental o uso de sustancias.  (Coe, et al. 2021)

Un error frecuente es percibir a las personas que sufren de alguna enfermedad mental como: 

  • Seres irracionales.
  • Comportamientos agresivos o violentos.
  • Quien no pueden tener familia, hijos ni trabajo. 
  • Individuos siempre aislados.
  • Personas impedidas, poco funcionales, una carga para los demás.
  • Quienes nunca se recuperan.
  • Cuando tienen la culpa de su condición mental.

(Confederación Salud mental, 2021)

Lo importante es documentarse, indagar sobre las diferentes condiciones, preguntarle a las personas que tienen un problema mental sobre su estado, usar un lenguaje inclusivo, comprender que se tratan de enfermedades iguales a las corpóreas y, finalmente, asimilar que puede ocurrirle a cualquiera, inclusive a personas exitosas o aparentemente felices.

Las recomendaciones anteriores provienen de nuestro equipo médico con el fin de transmitir ciertas pautas para mejorar tu calidad de vida y la de los demás.

Nuestras soluciones no pretenden resolver o dar una respuesta específica a una situación personal, si en tu caso necesitas realizar una consulta personal acerca de estas cuestiones,  te invitamos a contactar con nosotros para ofrecerte un servicio de telemedicina personalizado y pensado en tus necesidades.